Mis Nancys de colección (II): las Nancys azafatas