El sábado por la tarde... ¡Nostalgia infantil!

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

El sábado por la tarde… ¡Nostalgia infantil!

7.46K 2

Estos últimos días he vuelto a estar un poco pachuchilla (más de lo "habitual"). En fin, suma y sigue…

Ayer -sábado- por la tarde, navegando por la web (comencé buscando cosas sin relación directa con el tema de este post) encontré… ¡el primer libro que tuve en el cole!: ¡¡¡"El Parvulito"!!! De pequeña odiaba las cartillas de lectura (los que andáis por los 30 teníais el "Palau", el "Micho"…) y "El Parvulito" (todo lo que yo asociaba con "Párvulos", "Parvulitos" -se le llamaba de los dos modos-. Así se le llamaba a "Infantil" entonces).

No os riáis de mí por lo que voy a confesaros: cuando estaba en "Párvulos" yo pensaba que "párvulo" y sus derivados significaba "tonto". ¡¡¡Me cabreaba que me dijeran que estaba en "párvulos"!!! Era como si me dijeran "¡Ah, si! ¡Estás en "tontos"! Lógica infantil: en gallego "tonto" se dice "parvo", y cuando queríamos insultar a alguien le decíamos (en castrapo): ¡eres [email protected]! Creo que me pasé los dos años de "Parvulitos" (empezábamos el cole a los 4 años) deseando estar en 1º de EGB por la secreta razón que acabo de contaros.

No me enteré de lo que significaba realmente… ¡hasta que llegué a 2º de BUP y aprendí latín! Entonces descubrí que significaba "pequeño"… ¡que es lo que éramos: "pequeñ[email protected]"! Ahora creo que hasta es poético… ¡Mejor eso que llamarnos "[email protected]"! (no entiendo la manía le ha entrado a la gente ahora con eso de "enanos"…) Me parece despectivo.

Digo que fue el primer libro porque era el primero con ese "formato"; antes había que completar las cartillas de rigor (en mi caso, de la editorial Hijos de Santiago Rodríguez Burgos). No conservo ninguno de ellos: las cartillas se las dejé a "Robinjú" (ahora os cuento…) y me quedé sin ellas, claro-está. ¿"El Parvulito"? NPI… peeeeeeeeeero el 18 de julio de 1998 (siempre escribo en tooooooodos mis libros -son una de mis debilidades…-  mi nombre completo y el lugar y la fecha de compra) lo ví en el FNAC de Callao (estaba en Madrid), ¡¡¡y no quise quedarme sin él!!! Me costó 1520 pesetas (no suelo quitar el precio de los libros; me gusta saber cuánto me costaron). Imágenes de las cartillas que he visto en Mis cositas de la infancia:

 

Y, por supuesto, también estaba mi cuento favorito!!! El pobre de mi padre tenía que contármelo toooooooodas las noches… Llegó en un momento en que debió de aburrirse de repetir siempre lo mismo, y le cambiaba el final al cuento… Entonces, la repelente de su hija -yo mismita- le decía: "no, papá. ¡Así no es!" Y le acababa contando el cuento yo a él… y como se quedaba dormido, lo despertaba supercabreada por no escucharme… ¡¡¡Cosas de críos!!!

 

Cambio de libro… Volvemos a "El Parvulito": fijaos en que -según este libro- en los siguientes sitios "manda" un "jefe"… (¿se nota la "época", no?)

 

Como os contaba al principio, era mi libro del cole a los cinco años. Ahora -incluso en 1º de Infantil- los niños utilizan un montón de cosas (por eso la cuesta que más cuesta es la de septiembre…) [email protected] lo usábamos para todo esto (espero no olvidar nada…):

  • libro de lectura
  • para "hacer Copias": teníamos que copiar en nuestro cuaderno de dos rayitas (así le llamábamos a los cuadernos de pauta) la página de la derecha de cada lección (por eso está impreso con letra caligráfica), incluyendo el dibujo ¡y pintarlo sin salirnos del lápiz!
  • también aprendíamos cálculo básico: las cien primeras cifras, la suma y la resta
  • algo de Ciencias Naturales
  • algo de Geografía de España (las 50 provincias de entonces, los ríos…)
  • un poco de Historia de España (la que al "Jefe" le parecía conveniente…)
  • "educación": qué cosas deben hacer los niños y las que no deben hacer. Como ejemplo, os dejo la historia de Manolito, el mentiroso. No he escrito "niñ@s" porque no siempre estábamos incluídas en el plural en masculino…
  • mucha religión: hay muchas "Lecciones" relacionadas con la Historia Sagrada (una vez más, contada como pareciera más "conveniente"…)

Algunos ejemplos más (si queréis ver el libro, haced click sobre cualquiera de las imágenes del "Parvulito" que hay en este post):

Estas imágenes eran lo primero que veíamos al abrir el libro… Antes de empezar a "hablar", el libro ya nos estaba "inculcando" qué cosas eran de "niños" y qué cosas eran de "niñas"… ¡¡¡Por eso no me dejaban jugar a las canicas -vaaaale, sí que me dejaban pero sólo al final, y sólo para que los dejara en paz…- Por esa mismita razón los Reyes nunca me trajeron ni el coche de pedales, ni el "Ibertrén", ni el monopatín, ni el "Escalestrix"… ¡¡¡Pero me regalaron la Nancy, la Lesly, la Barbie Superestar, la máquina de coser -que cosía de verdad!!!-, la cocinita mega-super-moderna, y el estuche de maquillaje de la Señorita Pepis!!! ¡¡¡Que yo también quería el Escalestrix, jolineeees!!! Peeeero no me estaba permitido tener esos "gustos"…

Esta foto es de la máquina de coser que tuve. ¡Fijaros qué pasada! Hoy sería impensable que la tuviera una niña de 7 u 8 años por lo peligrosa que podría ser. Pero yo tengo todos los dedos y lo único que puedo contaros es lo superbién que cosía (siempre que no me cansara de darle a la manivela…) Como ya os he dicho en otros posts, gracias a los retales -y otras labores: ganchillo, calceta, bordado…- de mi madre, empezó mi afición por el DIY. ¡¡¡Eso me divertía mucho más que muchos juguetes!!! ¿A que es una monada la maquinita? Me da mucha pena no tenerla… Creo que mis juguetes favoritos son: esta maquinita, la Lesly, la Nancy y la Barbie. Digo creo, porque ahora mismo no sé si se me olvidará alguno…

Visto en Yo colecciono muñecas, ¿y tú?

 

Después de este "recreo", volvemos a las lecciones de "El Parvulito":


 

 

Como os decía, nosotros sólo teníamos un libro: la Cartilla que fuera (1ª, 2ª…) o "El Parvulito". Teníamos otros materiales archifamosos como los cuadernos de caligrafía de Rubio (empezábamos haciendo el 0, cosa que no podía entender, porque cero era nada, y aquello era "algo"… ¿No tendría que ser 1?)

No recuerdo en qué cuadernillo está, pero se me quedó grabada la página de la "t" (supongo que sería cuando la Srta. Oliva me pegó en la "siniestra" más de la cuenta y mis padres dijeron ¡hasta aquí!)

"t" de terca (yo), "t" de traumatizada por los reglazos, y "t" de qué transtornada estaba la tía…

 

¿Os acordáis de estos cuadernillos? He visto que en algunos blogs la gente comentaba que los asociaban con deberes en vacaciones. [email protected] los hacíamos durante el curso. Los primeros años no recuerdo que nos hubieran puesto deberes para el verano, o, al menos, a mí no…

Los cuadernillos de Rubio, para ser cincuentones, tienen pcos retoques (las portadas y algunas frases y dibus modernos… Los enunciados de los problemas de mates también se han modernizado,claro-) ¿Mi mamá me mima después de tooooodo el tiempo que ha pasado…? Parece que ya no… He buscado la frase, pero no la he encontrado…

Visto en Diario Siglo XXIlos cuadernillos Rubio y su edición en búlgaro (en Bulgaria)
 

Aunque en la foto veáis algunas portadas en amarillo es una decoloración debida al paso de los años (si recordáis, también se ponían amarillos los bordes al usarlas… Sólo eran verdes las recién compradas…) Los únicos cuadernillos amarillos "de serie" eran los de problemas de matemáticas.

Esta es la nueva "cara" de las cartillas (la he visto en el blog de la diseñadora del logo de la Fundación que ha creado Rubio):

Visto en Irene Esteve: Fundación Cuadernos Rubio
 

 
Más páginas de los cuadernillos (sólo he encontrado los actuales, pero como en lo "sustancial" no han cambiado, pos sirven pa este retro-post):
 
¿Ya sabéis por qué era la cartilla 0 la primera que hacíamos? ¡Era la de "calentamiento"!

Como somos pre-tecnológicos (¡no había caído hasta hoy en el doble sentido! jajaja!!!), otros materiales que iban en nuestras carteras escolares eran el cuaderno de dibujo, el estuche, el lápiz, la goma de borrar, el afila… ¡y las pinturas Alpino! (las "jovi" y "Plastidecor" llegaron cuando ya estaba en EGB…) ¡Anda! ¡los donuts! <– ese era el eslogan del anuncio por aquella época…

Visto en Recuerdos de Llaranes

Visto en Peña Ramiro

Visto en El Chupete

 

¡Anda! ¡Los donuts!

¡Anda! ¡La cartera!

Visto en Mis cositas de la infancia

 

¿Quién era "Robinjú"? Pues el sobrino de unos amigos de mis padres (a los que quiero como si fueran mis tíos). Había nacido en Suiza y, a los 6 años, sus padres lo mandaron pa Ourense pa que empezara el cole aquí, porque iban a regresar en poco tiempo. Así el chaval no tenía que andar con historias de convalidaciones… ¡No! Vino a jorobarme a mí la existencia el muy cabrón!!!

Como siempre, pequé de pardilla con el individuo este: como no había hecho "Parvulitos", le presté mis cartillas (y supongo que tambíen "El Parvulito"), y como no tenía amigos, cuando bajaba al parque, allá me lo llevaba… ¿Hasta ahí todo normal? ¡¡¡Un cuerno!!! Aquello no era un niño civilizado. Era un bicho. Supongo que yo acabaría de ver "Robin Hood". Me recordaba a ellos, cuando para moverse por el bosque lo hacían saltando de árbol en árbol (más o menos…) Por si eso fuera poco, me pegaba… Pero eso no era lo peor… Un día, al poco de llegar, va y me dice que no volviera más a esa casa, que ya no me querían, que yo no era nada de ellos y él era su sobrino y su ahijado… Shit-yourself-little-parrot!!! (¡¡¡Cágate-lorito!!!) Tal cual.

Después de unos días de no aparecer le pregunta a mi madre su amiga (la tía del "individuo" este) que qué me había pasado. Mi madre le dijo que era por celos del "otro". ¡¡¡De eso nada!!! El caso es que me gané fama de celosa (cuando yo nunca lo he sido), cuando lo que estaba era a-c-o-j-o-n-a-d-a y amenazada…

La cosa no quedó ahí… Eso pasó cuando teníamos 6 años, pero poco después de cumplir 7 años hice la Primera Comunión… ¡¡¡y tuve que invitarlo!!! ¿Sabéis que el muy jo-pu*a, jugando (por llamarle algo) en los columpios del parque me pegó un empujón y… me rompió las gafas la tarde antes (era viernes). El sábado por la mañana mi padre tuvo que ir a toda prisa a llevar las gafas a la óptica para que me las arreglaran a tiempo…

¿Qué os parece el "angelito"? Pues aún hay más… Después de comer la tarta, llegaron algunos regalitos (otros ya me los habían dado…) Entre esos regalitos había un paracaidista (si, era "cosa de niños", pero a mí me gustaban, ¿qué pasa? Siempre he sido "diferente", y aunque llegué a pensar que era una maldición ser así, ahora veo que fui una adelantada… Hablábamos del paracaidista: salimos los niños que estaban en mi Comunión y yo a jugar… ¡¡¡y no va el salvaje este y empieza a tirarme piedras!!! Fui a decírselo a mi madre. ¡¡¡Vale que me jodiera otros días, pero mi Comunión era una única vez!!!

Por esas razones y otras parecidas, aún hoy le tengo manía. De hecho, uno de sus hijos nació a la vez que el de unos amigos, y cuando fuimos a visitarlos, vi a sus tíos, que me dijeron que estaban allí porque él acababa de tener un hijo. Le felicité, pero ya.

Lo de la nostalgia infantil el sábado por la tarde hace referencia a unas recopilaciones de temas infantiles de nuestra época que se llaman así "Sábado por la tarde". Yo sólo tengo el primero (son 2 CDs), que salió en el año 2000.

 

Por eso os decía lo de la "nostalgia infantil": ¿será porque era sábado por la tarde? Supongo que es otro síntoma más de que se acercan los 40… ¡¡¡Qué rápido han pasado estos 39!!!

 

Nos vemos (leemos)!

 

[ad#Banner Grafico Horizontal]

Otros posts...

2 Comments

  • Carlos dice:

    Chica, lo siento por ti, vaya mierda de infancia. La mia, en la misma epoca, fue totalmente diferente. Teniamos lo mismos libros, las mismas historias, la misma tele y el mismo Jefe de Estado, y sin embargo, lo pase de P.M. En San Sebastian (de donde soy) nadie hablaba euskera (en los pueblos y los abuelitos, si)  pero nos entendiamos todos. Hablar esukera era de labriegos y gente de campo. Ahora igual y de proetarras.
    Los niños jugabamos a soldados y policias, coches, canicas… Las niñas… ni idea, y si jugaban con nosotros lo haciamos a soldados y policias, coches, canicas. Todos mis conocidos de aquella epoca han crecido sin traumas y ellas, tambien.

    • ¡Hola Carlos!
      Me sorprende leer tu comentario: tengo unos recuerdos maravillosos de mi infancia; sólo me fastidiaba lo de los “juguetes para niñas” y los “juguetes para niños”, pero fueron unos años muy felices.
      Vale que mis padres eran unos currantes, pero tuve bastantes juguetes.
      No es que me traumatice, pero me “fastidia” (otra palabra…) que mi madre tirara a la basura / regalara / o yo qué sé…, mis juguetes. ¡¡¡Me encantaría conservarlos, precisamente por lo feliz que fui con ellos!!! Pero no necesito los objetos para no perder mis recuerdos (al menos, mientras no tenga amnesia, alzheimer… o cualquier otra enfermedad).
      Por supuesto que había juegos que compartíamos niños y niñas, pero lo de que una chica quisiera tener un coche de pedales, un monopatín, un escalestrix y otras cosas…, no era muy bien visto…. Insisto en que no soy ninguna princesa, pero tampoco soy masculina… Soy “normal”, aunque esa palabra signifique cosas distintas para cada persona…
      Estoy superando una depresión, pero eso no quiere decir que sea infeliz, ni mucho menos… Lo difícil de mi enfermedad es que no sé cómo, cuándo ni por qué empezó… Se llama “depresión endógena”.
      En este momento, en el que estoy escribiendo esta respuesta a tu comentario, no soy infeliz ni mucho menos. Una depresión es algo muy retorcido: no implica que seas infeliz, ni que te quieras suicidar, ni nada dramático… No se puede explicar, y, para acabar de rematarla, cada caso es único!!!
      Vivimos unos momentos muy complicados, y teniendo el cariño de los míos, me encanta mi trabajo (eso es un auténtico lujo en estos tiempos!!! Y muchísimo más si vives en una ciudad como Ourense..), y estoy viendo realizados muchos sueños que ya había metido en la carpeta de “IMPOSIBLES”. Vale que me sobran muchos quilos (la medicación y el sedentarismo), nunca me apetece arreglarme (pues sí…), y otras “faenillas” directamente relacionadas con mi enfermedad, pero a pesar de todo eso, sigo adelante, y puedes creerme que con mucha más fuerza que antes.
      No me siento identificada con la mujer que describes en tu comentario (por suerte!!!)
      No sé qué más decirte…, y pocas veces me quedo sin palabras…
      ¿Conservas los juguetes de tu infancia? ¿Te gustaría que los publicara en el blog? A mí me encantaría!!! Ya os he contado que me gustaban mucho los juguetes que teníais los chicos 😀
      Si aceptas, y puedes contarme algo sobre cada uno de ellos, escribiré el post en base a lo que me cuentes.
      Este es el mail del blog:
      [email protected]
      Espero que este sea el comienzo de una larguísima colaboración 😉
      Hasta pronto!!!
      Ana (Taqué-Taqué)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies