Al perro flaco, todo se le vuelven pulgas...

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

Al perro flaco, todo se le vuelven pulgas…

3.39K 8

No voy a hablaros de perros, ni de pulgas: este es un refrán que nos decía día sí y día también la Madre Otilia, una de mis profesoras en 8º EGB (equivale a 2º de la ESO). Se lo decía a mis compañeras que no llevaban los deberes hechos, ni se sabían la lección, ni yo qué sé qué más…, pero siempre les soltaba el "refrancito de marras"… Y eso, día tras día, tenía que quemar mucho…

Al Perro Flaco by Andres Hernandez Garro
"Al perro flaco" by Andrés Hernández Garro

Menos mal que no era mi caso, porque era muy pesadita con sus "frasecitas":

  • "¡¡¡nena!!! Tengo un lazo amarillo en la cabeza <– Esto se lo decía a alguna que no le estaba haciendo ni *u*etero caso…
  • "¡¡¡nena!!! ¡¡¡¡Contigo bellum-belli!!!" <– Esta es de 2º de BUP -4º de la ESO-, porque era nuestra profe de Latín),
  • "mis amigas las del Norte" y "mis amigas las del Sur". Y en este caso, no tenía nada que ver con las Comunidades españolas (ni con el anuncio de Cruzcampo, ese de "todos tenemos un lado norte y un lado sur"). "Las del Norte" éramos las que nos sentábamos en la parte de delante del aula (sí, vaaaaleeee, generalmente éramos las chaponas, las buenas, y todo eso… ¡¡¡Pero eso no quiere decir que yo sea una persona aburridaaaaa!!!). Sus amigas, "las del Sur", creo que ya os imagináis quiénes eran: las del "bellum-i", las del "lazo amarillo en la cabeza", las de los "perros flacos" y las "pulgas. Y aun tenía otro refrán más (este lo usaba cuando nos iba preguntando la lección a algunas (a las que le tocara la lotería ese día…): "cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar…"

¡¡¡Todo un personaje la Madre Otilia!!! Supongo que jamás se habría imaginado que yo escribiría sobre ella en un blog, porque de estas "aventuras" hace muchos, muchos años…, aunque a mí me parece que no hace tanto… ¡¡¡Qué cruel es el tiempo con las personas…!!!

Pero no sólo el tiempo. ¿Ya os imagináis de qué va este post? Pues nada, [email protected], que hay gente que nace con "estrella", y [email protected] nacemos "[email protected]"…

No sé a cuá[email protected] de [email protected] que me habéis preguntado por el temita de mi colección os he dicho lo mismo (porque así lo siento!!!): las cosas para mí no son importantes, aunque reconozco que mi colección de muñecas, que a [email protected] puede resultarles "frívola", "banal", "superficial", y otras muchas cosas…, a mí me ha salvado la vida, y no exagero: me ayudaron a recuperar la ilusión por algo, y ellas hicieron que yo fuera especial para [email protected], porque yo no tengo nada de especial… Soy una persona normal y corriente… Eso sí, como dice mi último jefe (el 1 de septiembre me quedé sin trabajo): "tienes un corazón tan grande que no te cabe en el pecho". Y aunque el hecho de que alguien coleccione muñecas puede parecer superficial… ¡¡¡fatal!!! en estos momentos que estamos viviendo, discrepo con quien piense así: precisamente es cuando más necesitamos algo que nos haga recuperar la ilusión, algo que nos emocione, que nos llene, que nos haga sentir especiales… Yo ya no recordaba cómo eran ninguna de estas cosas… Y por si os lo estáis preguntando, sigo sin saber qué es lo que véis en mí, porque soy una persona normal: ni me ha tocado la lotería (¡¡¡nunca me toca nada!!! Una única vez me tocó el reintegro de la primitiva (una normal), y otra vez le tocó a maridito el de la lotería de Navidad), ni nada por el estilo. Mi trabajo era poco más que mileurista, y mi familia es una familia de "currantes", normal y corriente, como puede ser la vuestra…

taquetaque - Parte de mi coleccion (19 de julio de 2012). Desde entonces, ha crecido...

¿Cómo he conseguido tener una colección de muñecas así? 41 años son muchos, y eso, como he escrito en algún comentario/mail, son muchos regalos de muchas personas distintas: fines de curso (buenas notas), cumpleaños, santos, boda, aniversarios de boda (el viernes que viene, serán 12), aniversarios de novios (6), Navidades (Papá Noel + Reyes Magos), regalos de "porque hoy es hoy", "porque sí", "porque he encontrado lo que llevaba tanto tiempo buscando", y otras muchas razones. Y entre ellas, por desgracia para mí, muchas enfermedades…

Hasta los 8 o 9 años estuve enferma muchísimas veces… No sé la cantidad de clases a las que habré asistido durante esa época, pero hice muchos deberes en cama. Tuve la suerte de que, al ser la pequeña de mis primos (hasta que mucho después llegaron mi hermana, otros primos de su edad, e incluso mi sobrino -es más mayor que mi hermana 4 años-), entre mi prima y la hija del mejor amigo de mi padre (estudiaban magisterio), me ayudaban explicándome las cosas que no entendía de lo que se explicaba en clase (los profes me enviaban todos los días una notita con todo lo que tenía que hacer).

Ser siempre la "enfermita", "la esqueletito", "la esmirriada", y otras "lindezas" que me dedicaban… me marcó mucho. Yo me siento muy orgullosa de mí misma porque, a pesar de las dificultades que la vida iba poniendo en mi camino, NUNCA repetí curso, a pesar de lo difícil que me resultó. Con esto no quiero decir que os tenga que parecer especial a [email protected], pero yo, a pesar de todos los problemas, conseguí llegar a la Universidad, y soy la primera mujer de mi familia en tener una titulación universitaria (una ingeniería; nada que ver con mis sueños de ser periodista de radio / escritora…)

Luego, empecé a engordar, y a estar sana. Así que luego seguí siendo distinta porque era la "gordita rellena de pan y jamón que le pinchan el culo y hace explosión… ¡¡¡BOOOOM!!!" (por supuesto, no me molaba nada, y me sentía humillada con cosas todavía peores).

"Gordito Relleno", de Peñarroya

Así que, mientras mis amigas cambiaban de novio cada poco (y también se los intercambiaban…), a mí no me dejaban salir de casa, y además, ¿a quién iba a gustarle yo? Total, que mi adolescencia fue un calvario (me pasé aaaaaaaaaaaaaaaaaaañooooooooooooooooooos tapándome el pecho con una carpeta, porque tenía un complejoooo…)

¿Qué hice yo, mientras? Pues estudiar, estudiar y estudiar: puede que nadie me quisiera como novia, pero yo tenía muy claro que iba a tener una profesión por mí misma, y no necesitaría que ningún hombre me mantuviera. Así que… ¡¡¡que les dieran… FANTA!!! Y además de estudiar (hoy lo confieso), seguía jugando con mis muñecas: mi hermana es 10 años más pequeña que yo, y jugaba con ella haciéndoles vestidos a las muñecas y otras muchas cosas, como ayudarle a montar sus (lo que fuera) de Pin y Pon, el coche nube y los osos amorosos, recortándole muñecas de papel (en Ourense les llamábamos "mariquitas".

"Mariquitas" o muñecas recortables
http://www.rincongabriela.com/tag/munecas-recortables/

Esta palabra no tiene connotaciones peyorativas, al menos en este contexto)… Sí, ya sé que a los 15, 16, 17 tendría que estar haciendo "cosas de chicas", y en vez de eso, yo dedicaba todo mi tiempo a estudiar, leer (me sigue encantando), y jugar con mi hermana de 5, 6, 7 años… y claro, también ayudar a hacer las cosas de casa. ¿Para qué iba a necesitar yo un hombre en mi vida? Si yo no les interesaba a ellos, yo no iba a necesitarlos para nada.

Eso significa que al que hoy es mi marido (mi único novio, después de ser mi mejor amigo -al que le contaba todo, todo, y todo, le pedía consejo… ¡¡¡Como si fuera mi hermano mayor!!!- durante 5 años) le dije, poco después de hacernos amigos, que yo no iba a casarme nunca y que en cuanto terminara la carrera me iba a buscar un trabajo fuera de Ourense, y si podía ser en Inglaterra, Estados Unidos, o algún país europeo en el que pudiera comunicarme en inglés, pues allí me iría…

Ciudadanos de un lugar llamado mundoooo!!! Mucho más que un anuncio de cerveza…
Mucho antes de este anuncio de 2011 ("Ciudadanos de un lugar llamado mundo" – Cerveza "San Miguel"), yo podría haberme definido así…

Pero todavía hay más: muchos chicos se hacían amigos míos para que les presentara a alguna de mis amigas -sobretodo a una-, y eso no hacía más que darme la razón en las decisiones vitales que había tomado. ¿Sabéis que cada vez que pasábamos mis amigas y yo delante de "Pronovias" -donde estaba antes, frente al puesto de garrapiñadas, manzanas de caramelo y otras golosinas llamado "La Granadina"-, ellas se ponían a mirar los vestidos de novia y a decir cuál les gustaba, y todas esas cosas que hacemos las chicas… A mí todo eso me parecía una "chorrada", y yo me decía: "eso nunca va a pasarme a mí". Y me imaginaba como la tía-amiga solterona que vivía fuera de España y que cuando venía de vacaciones les contaba mis aventuras y desventuras en el extranjero (eso, si alguna vez volvía a pisar Ourense… Pero esa es una laaaaaaargaaaaaa historia).

"La Granadina", ¡cuántos recuerdos de la infancia! Sus manzanas de caramelo...

Evidentemente mi vida no ha sido como la imaginaba (creo que la de muy poca gente), y no sólo me casé con mi mejor amigo (¡¡¡mi tesoro!!! Y lo digo tan en serio que me asusta…), sino que fui la primera de mis amigas en tener novio "serio" (ya véis cómo cambian las cosas…)

Después de todo el rooooollooooooooooooo anterior, vienen las "pulgas" de este "perro" (yo mismita): en diciembre hará 2 años que enfermé de una forma en la que nunca antes había estado enferma (ya os he dicho que era como un "cuerpo sin alma", como un zombie… Es muy difícil explicarlo con palabras, como os digo siempre que hablo del tema), sino que esta semana la vida nos ha dado un durísimo golpe: mi suegra, a la que quiero como si fuera una segunda madre, está muy enferma… Llleva más de una semana mal, pero los médicos al principio no le dieron importancia, y pensaban que era una simple gastroenteritis… Y, por desgracia, no es así… Esta semana ha ingresado en una clínica, y, en principio, mañana por la tarde, la operarán…

Esta mañana me puse histérica (no sabía cómo era eso…), llorando, gritando, gritando, llorando… Siento tanto dolor que no puedo expresarlo, que no puedo echarlo fuera… ¿Por qué nos ocurren estas cosas? Maridito me dice que tengo que pensar que esto no es cuestión de si es justo o no, si nos lo merecemos o no, que las enfermedades son algo que se escapa de nuestro control, y que no hay más vueltas que darle… Me sorprende verle tan entero en estas circunstancias, pero, claro, si él se derrumba, ¿qué será de su padre? La madre de maridito es la fuerte de la familia, la de las iniciativas -como yo-, la que organiza fiestas, Navidades, Cumpleaños… Si a ella le pasa algo, no dejará 3 huérfanos, sino 5 (nos incluyo a mi suegro y a mí). ¡¡¡No sabéis el dolor que siento!!!

He intentado ocultarlo a todos los que os he escrito hoy, hasta que Andrea Vera (una amiga chilena) me envió un comentario que me tocó el alma (como muchas otras veces!!!!), y no pude aguantar más… Exploté, y no paro de llorar desde entonces… Sólo hay una cosa en la que soy egoísta: quiero a todos los que quiero conmigo!!! Mi padre se murió cuando yo tenía 11 años, y eso fue algo terrible, que me marcó de por vida, y por supuesto, también a mi madre, que no ha podido superarlo ni hoy, casi 30 años después (se cumplirán el 7 de febrero).

Tal como están las cosas, no sabemos si podré ir al médico, a pesar de que me hace muchísima ilusión que Lekim y su madre quieran conocerme -¡¡¡y yo a ellos!!!-), y, además, también tenía previsto ir a Barcelona por asuntos relacionados con mi nueva ¿profesión? (¡¡¡ojalá pueda cumplir ese sueño!!!)…

[email protected], estoy muy triste. Nunca os he pedido vuestro apoyo y cariño hasta ahora, pero esta familia (la mía) lo necesita más que nunca. Si sois creyentes (da igual cuál sea vuestra religión. Yo no creo en los separatismos, las exclusiones ni demás "parcelas"), os pido una oración por mi segunda madre, Mercedes, a la que quiero muchísimo, y con la que he compartido muchas cosas.

tristeza

El 24 de septiembre fue su santo (y el de su marido e hijo mayor -maridito-: Gerardo). El día 27, su cumpleaños (73), y mañana, 4 de octubre, es el cumpleaños de mi suegro, Gerardo. ¡¡¡Menudo cumpleaños!!! El lunes me impresionó verlo a través del video-telefonillo, cuando maridito iba a llevarlo a casa por la noche… Me parecía una fantasma que se arrastraba en vez de caminar, triste, cabizbajo, con la expresión de la cara desdibujada… Con un dolor que no hacía falta expresar con palabras, y que incluso, a través del blanco,el negro y toooodaaaa la gama de grises de mi video-telefonillo se veía con una nitidez y una claridad que hacían daño, que llegaban al alma de esta tristísima mujer que escribe este humilde blog, y que no tiene nada de especial, excepto las personas que tengo en mi vida, las personas a las que quiero (y que me quieren), porque en eso es lo único que soy muchimillonaria… Eso es lo único importante para mí…

Me estoy acordando de Laura Miceli, otra amiga de este blog, que siempre que me escribe un mail me envía un abrazo de oso… ¡¡¡Laura, hoy más que nunca necesito tu abrazo de oso!!!

Siento tener que abandonaros unos días, [email protected], pero, como decía la Madre Otilia… "¡¡¡¡al perro flaco, todo se le vuelven pulgas!!!"

¡¡¡Gracias por estar ahí!!! Pero en estos momentos, no puedo seguir escribiendo… Siento demasiado dolor, demasiada tristeza, y no quiero contagiar a nadie. ¡¡¡Sois muy importantes para mí!!!

Nos vemos (leemos)!

[ad name=”Banner Grafico Horizontal”]

Otros posts...

8 Comments

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies