LEGO que se duerme, se lo lleva la corriente... ¿"forever"? - Taque-Taque InspiranDIYme

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

LEGO que se duerme, se lo lleva la corriente… ¿”forever”?

1.29K 0

Ayer, buscando otras cosas en Google que no tenían nada que ver, encontré fotos de piezas de LEGO en playas, y eso me llamó mucho la atención, así que me puse a investigar más sobre el tema.

La mayor parte de esas piezas de LEGO aparecen en las costas de Cornualles (Gran Bretaña) desde que el 13 de febrero de 1997 (ya han pasado 19 años) cayeron al mar 62 contenedores del carguero "Tokio Express" durante un temporal, uno de ellos contenía 4,8 millones (4.756.940) de piezas de LEGO que tenían como destino la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), de las que se calcula que 3.178.807 piezas podrían flotar. Estas son las que van llegando a las costas inglesas, y -en estos ya 19 años- también a otros lugares.

Poco después del accidente empezaron a llegar piezas de LEGO a la costa norte y sur de la península británica, y todavía siguen llegando, aunque en menor cantidad. Como dato curioso hay sets de buceo (aletas de buzo, arpones, botellas de oxígeno, salvavidas…), plantas acuáticas, pulpos…, pero también hay otras piezas como policías, caballeros medievales, dragones, cowboys, robots, piratas, flores…

¿Cuántas piezas había en los contenedores?

Botellas de oxígeno (equipos de buceo) grises: 97.500

Arpones (rojos y amarillos): 13.000

Pulpos negros: 4.200

Chalecos salvavidas amarillos: 26.600

Aletas de buzo (en pares -negros, rojos y azules-): 418.000

Dragones (negros y verdes): 33.941

Flores (en grupos de cuatro unidades -blancas, amarillas y rojas-): 353.264

Las cifras han sido extraídas de "ONG Beachcombers' Alert", vol. 2, nº 2 1997, según cita la BBC.

Además de Cornualles y otros puntos próximos, gracias a las corrientes marinas es probable que muchas piezas sigan vagando por diferentes puntos de la Tierra, ya que en la comunidad de Facebook "LEGO lost at sea" han publicado una foto de una pieza de LEGO encontrada en una playa australiana. Según el oceanógrafo estadounidense Curtis Ebbesmeyer, que ha estudiado el rastro de los LEGOs desde que cayeron al mar, desde 1997 las piezas pueden haberse transportado 100.000 kilómetros, lo que implica que pueden aparecer en cualquier parte, y además, teniendo en cuenta el tiempo de vida del plástico (lo que les hace ser basura casi "eterna") podrían seguir viajando por el mar durante siglos.

"La lección más profunda que he aprendido de la historia de los LEGO es que las cosas que van al fondo del mar no siempre se quedan allí" afirma Ebbesmeyer. Tal como os decía antes, toda la basura que está en el mar puede moverse gracias a las corrientes marinas. ¿Habéis oído hablar de la "famosa" "isla de plástico"? Es una isla de basura que flota a la deriva en alta mar y a la que "alimentamos" todos nosotros con nuestros residuos fuera de control (los que no van a parar a vertederos legales).

Ebbesmeyer advierte que la basura plástica (sean o no juguetes -los juguetes también son basura, aunque sean muy "monos"-) es un veneno para las aves y el medio ambiente. Calificó la caída de estos contenedores al mar como una "catástrofe para la vida silvestre". Desde LEGO han afirmado que "por supuesto fue muy desafortunado, sin embargo esto no tiene nada que ver con las actividades del grupo LEGO".

Estos accidentes los sufren cientos de contenedores que caen al mar accidentalmente. En 2014 el Consejo Mundial de Transporte Marítimo reveló una pérdida anual de 2.683 contenedores en el océano. Contenedores que siguen destruyendo la fauna y la flora marinas. Estas cifras me parecen bastante graves como para no hacer nada… y mientras se sigue acumulando basura en el mar, llegando basura a nuestras costas, y costándole la vida a animales y degradando el medio marino. Me encantan los juguetes, pero pensar que la mayor parte de ellos viajan en barco y que pueden ser una gran parte de la basura flotante me enfada mucho (estoy siendo políticamente correcta). No porque sean juguetes, sino porque el material del que están fabricados (plástico, goma, vinilo…) tarda miles de años en degradarse, y además muchas de esos juguetes contienen elementos contaminantes.

Tengo que reconocer que este artículo surgió gracias a las fotos de las piezas de LEGO en una playa y me parecieron "tan monas":"qué suerte tienen los que viven en Cornualles encontrar piezas de LEGO en sus playas" pensé, pero un par de horas más tarde ya estaba pensando en playas limpias, banderas azules, las fotos en la playa de mis Monster High Gloom Beach -verano 2011-, y las vacaciones de verano porque "monas" o no, no dejaba de ser basura en la playa. La triste verdad.

En Facebook, gracias a todo esto, he encontrado varias comunidades dedicadas a publicar lo que se encuentra la gente en las playas, en plan "tesoros en la basura", y la verdad es que hay fotos preciosas.

La gente se dedica de forma voluntaria a limpiar las playas de basura (no me extraña), y entre botellas, guantes, cartuchos de tinta para impresoras, jeringuillas y otras cosas más exóticas, también hay muchos juguetes (como os decía la mayor parte de los juguetes viajan en contenedores en barcos, así que supongo que muchos de ellos vendrán de accidentes similares al del "Tokio Express" del '97).

La comunidad que quiero recomendaros es "LEGO lost at sea", creada precisamente para publicar fotos de las piezas de LEGO que van apareciendo del accidente del "Tokio Express" del 13 de febrero de 1997 del que os estoy hablando en este post, y del que son estas imágenes.

¿Qué preferís basura "mona" o playas limpias? Pues eso mismo.

¡Nos vemos (leemos)!

Otros posts...

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies