A ver Taqué-Taqué, aclárate, ¿cuál es tu muñeca favorita? - Taque-Taque InspiranDIYme

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

A ver Taqué-Taqué, aclárate, ¿cuál es tu muñeca favorita?

187 0

¡Hola [email protected]! Me alegro que me hagáis esta pregunta, jejeje XDDDD. Vamos a ello. Os adelanto que me da por temporadas…

 

En mi Infancia…

Cuando era niña la primera muñeca de la que recuerdo encapricharme fue una muñeca de Heidi (la serie de dibujos que arrasaba en los '70. También era la única que había… Así era fácil arrasar.) Luego me dio por un caballo de cuerda de "Pequeño Tío", el caballo de Pipi Calzaslargas, otra serie que también triunfó en los '70 (este caballo era de cuerda: giraba el rabo y el caballo se movía haciendo un círculo).

Luego de eso ya me dio por la Nancy: la pedí de regalo para la Primera Comunión, vestida de Primera Comunión, pero -supongo que no la habría, que estaría agotada- me regalaron la Nancy Novia, con lo que me llevé una gran decepción porque no era lo que yo había pedido, pero por lo menos ¡tenía la Nancy por fin! Nancy que mi sobrino (le llevo 6 años. Por cierto, me hizo "tía abuela" el 24 de mayo de 2017 de una niña llamada Daniela :D) me destrozó, porque era de las Nancys articuladas que llevaban la cabeza enganchada a las piernas (o no sé dónde…) con un muelle, y me la descoyuntó. Luego mi padre me la volvió a "montar", pero él me la volvió a "desgraciar", y como mi padre se murió cuando yo tenía 11 años, ya no había nadie para arreglarme la Nancy, y mi madre acabó tirándomela a la basura… ¡¡¡No sabéis cómo lloré!!! ¡¡¡Me enfadé muchísimo!!! Pero mi madre siempre ha sido super práctica, y todo lo que no sirve, ¡¡¡a la basura!!! No es nada sentimental, como yo.

También pedía ropa para las muñecas, además de la ropa que me hacía mi madre: siempre pedía el vestido de andaluza para Nancy, pero nunca tuve la suerte de tenerlo (hasta que salió en las Nancys de Colección la Nancy Flamenca y me la autoregalé. ¡Me hizo una ilusión! ¡Igual que la Nancy de Comunión -tengo la morena, que me gusta más que la rubia, aunque la de mi infancia era rubia-! También tengo una Nancy Novia, que era exclusiva de El Corte Inglés y que me enamoré del vestido -también es morena-, y es que ahora para tener los vestidos de las Nancys de cuando era pequeña hay que gastarse cuarenta y pico euros en cada Nancy de Colección que sacan con cada uno de los vestidos emblemáticos de mi infancia… ¡Qué listos son los señores de FAMOSA!)

De niña sólo tuve una muñeca de cada, y es que realmente yo no quería tener más muñecas de la misma muñeca. ¿Para qué servía tener una muñeca repetida?

Luego de la Nancy, me pedí por mi cumpleaños un Barriguitas con su bañera de espuma y su cuna. Del Barriguitas llegué a tener todo eso que os dije antes más la trona y el caballito balancín, además de alguna ropita.

Después de eso, las Navidades que tenía 8 años, le pedí a mi tío de Venezuela -que estaba aquí de vacaciones- la Lesly, su armario y ropa, ¡y me lo regaló todo :D! ¡¡¡Más feliz que una perdiz!!! ¡¡¡Qué ilusión me hizo!!! ¿Y si os digo que me llegó a gustar más la Lesly que la Nancy? Pues así fue. De hecho llegué a ser adulta con la Lesly, toda su ropita y su armario, pero en cuanto me independicé, como sólo me llevé la Lesly conmigo, mi madre no sé qué hizo con la ropa (supongo que la tiraría -¡y tenía un montón de ropa original acumulada con cumpleaños, santos, Navidades, notas…! No una cantidad exagerada, pero sí como para pasarme la tarde entera jugando a cambiarla de ropa. En el armario cabía muy justa -en las dos partes del armario-). Por suerte el armario lo encontró mi hermana en el bajo de casa unas Navidades y me llevé un alegrón, aunque no tiene sábana ni almohada, ni perchas (ni ropa!!!).

Y en las Navidades siguientes, a los 9 años, llegó la Barbie Superstar a mi vida… ¡¡¡Me enamoré de Barbie como una loca!!! ¿Qué tenía de especial esa muñeca que no tenían las demás? No tengo ni idea, pero me gustaba más jugar con ella que con las otras, y eso que no tenía más que un conjunto de bata y camisón, además del vestido que traía puesto, pero yo jugaba a hacerle ropa con retales de telas que mi madre iba a tirar porque no le servían para nada… ¡¡¡Me pasé más horas haciendo vestidos!!!

Después de eso, no tuve más muñecas nuevas hasta los 12 años (me llegaban las que tenía. Yo quería ropa nueva para las que ya tenía), cuando nos fuimos a vivir a Venezuela, a casa de mi hermana y mi cuñado, tras la muerte de mi padre. Esas Navidades llegó la Barbie Brooke Shields a mi vida (también sobrevivió hasta que fui adulta), pero nunca estuvo entre mis muñecas favoritas. Jugaba con ella, claro que sí, pero no era de mis favoritas como Lesly y Barbie. Esas Navidades pasamos la primera semana del año 84 en Isla Margarita (Venezuela), y allí me encapriché de Ken y Skipper Malibú, y por cansina me los compraron. Y creo que esos fueron mis últimos muñecos de la infancia. Ken y Skipper me encantaban, aunque no tanto como Barbie y Lesly (que tenía de todo: el traje de enfermera, el vestido de Comunión, el conjunto de jardinera de dos piezas -top y pantalón acampanado estampados- con el que venía vestida…)

Seguí jugando con muñecas hasta los 14 años porque me lo pasaba genial, y porque no tenía hermanas o primas de mi edad, y el finde siempre estábamos en mi casa del pueblo que estaba lejos del pueblo, por lo que tampoco tenía con quién jugar, así que las muñecas eran todo lo que tenía para divertirme yo sola… Luego, poco a poco, lo fui dejando, aunque de vez en cuando sacaba las muñecas de donde las tenía guardadas y les echaba un vistazo o las cambiaba de ropa (¡¡¡pena que aún no existieran las cámaras digitales o los móviles!!! ¡¡¡La de fotos que le habría hecho yo a todas mis cosas…!!! Y más sabiendo que mi madre se iba a deshacer de todo, por ejemplo, a mi máquina de coser que cosía de verdad -me encantaba ese juguete, aunque parecía una máquina de coser en miniatura-)


¡Mi máquina de coser era igualita a esta!

 

¿Cuándo empecé a coleccionar muñecas?

Durante toda mi vida adulta me siguieron gustando las muñecas. De hecho, muchas veces pasaba por delante de una juguetería y me paraba a mirar el escaparate sin darme cuenta hasta que lo había hecho, así que el "gusanillo" estaba ahí…, pero en realidad no empecé con esto de coleccionar hasta que me puse enferma y caí en una profundísima depresión, de la que me ayudaron a salir, precisamemente, las muñecas, gracias al blog, a seguir las noticias sobre ellas, a coleccionarlas, a ir a Ferias… Estamos hablando del año 2011. Las primeras muñecas que compré fueron 2 Nancys de Colección: la Nancy Geisha, el pack de Nancy Azafatas de Ayer y de Hoy, y la Barbie Italia (Barbie siempre ha estado ahí). Y esto, porque estaba buscando en Internet, por enésima vez dónde poder comprar las primeras Monster High sin éxito, porque estaban requeteagotadas desde las Navidades de 2010 (de hecho, mucha gente no pudo regalarlas esas Navidades… ¡¡¡Fueron la superbomba!!!


Mi pack de Nancy de Colección Azafatas de Ayer y de Hoy

Eso fue en Dolls and Dolls, donde hice mis primeras compras. Enseguida (en menos de un mes) llegaron otras dos muñecas a mi recién inaugurada colección (las Nancys me hicieron muchísima ilusión porque eran Nancys que yo no tuve de pequeña, y poder conseguirlas ahora era un sueño alcanzado), dos Pullips: la Pullip Princess Ann de la Película de Audrey Hepburn "Vacaciones en Roma", junto a Gregory Peck, todo un clásico de los '50, y mi querida Pullip Saras, que compré porque me enamoró su pelo verde y me dije: "esta muñeca la voy a usar para hacerle fotos y jugar con ella. No va a estar guardada en su caja". De hecho, no fui capaz de guardar ninguna de las dos en sus cajas. Saqué las dos y las contemplaba como una boba. ¡¡¡Me enamoraron las Pullip!!! En esos momentos las Blythe me espantaban (me daban incluso miedo -luego cambié-).


Mi Pullip Saras en su caja original

Con mi Pullip Saras viajé desde que la compré. Siempre iba conmigo en mi bolso (maxi bolso o mochila) junto con varios conjuntos de Barbie para cambiarla de ropa, según cada ocasión :D, y hacerle su correspondiente foto.

Mientras, me había comprado la Wave entera (los 6 personajes) de las Barbies Fashionistas Swappin' Styles aquí, en una juguetería de Ourense, y de ahí pasé a la ropa para Barbie-Saras. Pero estas compras no eran mis favoritas, aunque me gustaban las Barbies articuladas (y me "consolaban" mientras esperaba por lo que realmente estaba deseando que llegara…)

 

Mi locura más especial -y completa-: las Monster High

Cuando empecé con este blog, allá por 2010, las muñecas que me volvían loca eran, sin ningún lugar a dudas, las Monster High. Esa locura me duró hasta 2015, más o menos, pero no fue culpa mía que me dejaran de gustar: empezaron a sacar colecciones horribles, a cambiar las caritas de las Monster, a sacar colecciones sin articulaciones… Si eso no es autosabotaje, ya me contaréis qué es… y no lo entiendo, porque en España la "fiebre Monster High" duró más que en la mayoría de paises, y todavía pudo haber durado más si no lo hubieran estropeado con todo eso que os comentaba antes.

Hasta ese momento (cuando dejé de coleccionar Monster High) intenté siempre completar todas las colecciones y comprar todas las muñecas que salían a la venta en Estados Unidos, que eran más que las que llegaban a España, por lo que mi colección Monster High está completa desde el principio (abril-mayo 2011, que fue cuando volvieron a editar las primeras Monsters y pude tener todas las primeras chicas y Deuce, claro, -aunque mi primera Monster High fue la Frankie Stein de la colección Dawn of the Dance, como ya os he contado varias veces-.) hasta que dejé de comprar en 2015, que sólo compré algunas cuantas, en 2016 Isi Dawndancer, Kjersty Trollson y Twyla Freak du Chic, y en 2017 Iris Clops I Love Fashion y Batsy Claro (puede que se me haya olvidado alguna, pero creo que esas fueron todas en 2016 y 2017).


¡Mi primera Monster High con una faldita DIY by Taqué-Taqué!

Así que sí, las muñecas que me han enloquecido más en toda mi vida han sido las Monster High: nunca he vivido nada comparable a ellas. Lo quería tener todo, todo y todo para tener la mejor colección del mundo mundial, jejeje, y eso nunca me ha pasado con ninguna otra muñeca: tengo 1 Bratz, 1 Moxie Teenz, 1 Liv, 1 Winx, 1 Marioneta de los Muppets de Fao Schwarz, 1 mascota de la Spielwarenmesse (es una muñeca de trapo), 2 muñecas de trapo de mi infancia (son lo único que conservo, y no por ser lo más querido -casualidad…-), 2 Blythes (Very Vicky y Simply Guava), 2 Blythes Loves Littlest Pet Shop, 2 Integrity Toys (2 Josephine Baker), 3 Pin y Pon, 5 Lalaloopsy grandes (Crumbs Sugar Cookie, Blossom Flowerpot, Suzette la Sweet, Scarlett Riding Hood -Caperucita Roja- y Yuki Kimono) y varias minis, 9 Nancys de Colección (la negrita de los pantalones vaqueros, la primera del año 1968, la novia de El Corte Inglés, la morena de Primera Comunión, la Geisha, el pack de Azafatas de Ayer y de Hoy, la Flamenca, la mulata de los 2 conjuntos naranjas, la Esquiadora), varias Ever After High, Pullips, Barbies, y mogollón de Monster High (334 muñecas) y accesorios. No recuerdo si alguna otra muñeca más…


Monster High


Barbies, Lalaloopsies y Monster High en mis vitrinas, cuando todavía había espacio y eran bonitas…


Como véis, cada vez ha ido habiendo más Monster y más Monster en mis vitrinas (y en mi colección, claro)


Mi Blythe Very Vicky


Lalaloopsy Suzette la Sweet

 

¿Y ahora mismo?

¿Actualmente siguen siendo mis favoritas? Ahora mismo me ha dado con las Barbies. Casi todo lo que compro son Barbies, y eso que apenas compro nada, principalmente por falta de espacio en mis vitrinas (ya habéis visto cómo está patas arriba mi "Craft Room", y cómo quedan sin meter en las vitrinas de esa habitación muchas muñecas que están tiradas en pilas por la habitación adelante… Aunque eso ahora mismo no es una habitación, es un almacén… o peor todavía… ¡¡¡Qué rabia me da que esté todo tan desastroso y tener que dejarlo así por falta de tiempo!!!

Como os decía, en estos momentos las Barbies son mis muñecas favoritas, aunque nunca llegarán a las cuotas de locuras que alcanzaron las Monster High en mi vida. Creo que nunca volverá a haber unas muñecas que me hagan perder "er sentío" como me pasó con las Monster, porque aquello no tenía explicación… ¡No podía pasar sin tener cada nueva cosa que salía a la venta! Y eso que soy una persona muy conformista, pero lo de las Monster era un no vivir… ¡¡¡Gracias, señores de Mattel, por haber deshecho el conjuro!!! Estaba embrujada por las Monster.

Pues ya lo sabéis, ahora soy de Barbie, pero "des-pa-sito", como dice Luis Fonsi (porque Justin Bieber no se la sabe, XDDDDDD. Bueno, el estribillo quizás sí, pero de ahí no pasa…)

¡Nos vemos (leemos)!

Taque-Taque

Otros posts...

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies