¡Como nueva otra vez! La doctora Taqué-Taqué en acción

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

¡Como nueva otra vez! La doctora Taqué-Taqué en acción

539 2

No, no es que ahora me haya sacado el título de médico en un curso CCC o similar (jejeje), ni que me haya centrado y haya vuelto a dedicarle tiempo (¡pero de verdad!) a terminar el doctorado de mi carrera… (¡¡¡esto debería hacerlo antes de llegar a los cincuenta -por decir algo-!!!) Se trata de haber sido doctora "muñequil". ¡He restaurado la Barbie que compré en el mercadillo de Madrid! Estoy muy contenta con el resultado.

Aquí está tal cual la compré:

Aunque parece una Barbie Sirena de los '90, es la Barbie School Spirit de 1995 (tenía otra falda de sirena exactamente igual a esta, así que con ella pude hacer un top a juego para poder completar el "look" Sirena. Esto podréis verlo en otro post (o en mi cuenta de Instagram).

No es la primera vez que hago algo similar: la primera vez fue con la "Marisela" de mi suegra, a la que limpié el cuerpo y la cara, volví a rizar su pelo natural (sí, sí, de "persona humana"), lavé su ropa, quité el pelo apolillado que tenía y arreglé un zapatito. Para no tener experiencia, quedó muy bien (nos gustó mucho).

Esta vez mi amigo Agus (con quien estuve en el mercadillo donde compré esta Barbie) me sugirió que hiciera un vídeo con el proceso de restauración. La idea es muy buena, pero estuve esperando desde el 1 de octubre de 2016 (el día que compré la muñeca) hasta que decidí que no iba a esperar más (el 21 de noviembre de 2016) porque eso de ponerme a hacer un vídeo no parecía que fuera a pasar nunca…

La razón es que ¡nunca he hecho un vídeo! Esto se lo comenté a Agus, pero él me dijo que era una razón muy buena (lo de restaurar la Barbie) para hacer mi primer vídeo, ya que tengo un canal en YouTube y el pobre no tiene nada de nada… ¡¡¡Es que me da mucho corte salir en un vídeo por mis complejos, mi edad, mis nervios… y un sinfín de razones más!!! Así que nunca era el momento para hacer el vídeo: que si no sabía editarlo, que si no tenía un fondo chulo, que si no encontraba la ropa adecuada, que si no me apetecía maquillarme, que si estoy horrorosa, que si soy muy mayor para salir en un vídeo… Todo el rato dando vueltas a lo mismo, y el vídeo sin hacer y la muñeca tal como la había comprado…

Así pasaban los días (y los meses), pensando en lo que me había dicho Agus y en mis "problemillas", hasta que decidí que ya no podía esperar más, y me puse manos a la obra.

¿Qué fue lo que le hice a la muñeca? No necesitaba demasiadas reparaciones (por eso la elegí): la pintura facial estaba en muy buen estado, las articulaciones también, el pelo (no tenía trasquilones; estaba perfecto en este sentido) tenía unas cuantas trencitas finitas y estaba un poco enredado, pero no demasiado. Eso sí, sucio, igual que la muñeca. Los mayores problemas que tenía eran dos: el rotulador rojo en la cara (bajo el ojo derecho), y el esmalte de uñas en las piernas (por toooodas las piernas), eso sí, una capa no demasiado gruesa. ¡Ah! Y un rayazo de lápiz en la axila izquierda (parece que la muñeca está rota, pero no; es el lápiz). Conclusión: el "arreglo" no debería ser demasiado complicado…

Como os decía, el lunes 21 de noviembre por la tarde por fin me puse con la Barbie. Ese día llegó a la Farmacia el "Peroxiben" de 100 mg. que había encargado para limpiar el rotulador de la cara (Gerardo me echó la bronca porque en vez de comprarlo para mis espinillas lo compré para las muñecas… Lo usaré para librarme de ellas ahora que ya lo tengo -con lo vaga que soy para cuidarme, ya veremos si lo hago…-) Además del "Peroxiben" usé tónico limpiador (para desmaquillar) para quitar la roña, y de casualidad descubrí que ¡también quitaba el pintauñas! No sabéis la alegría que me llevé cuando resultó tan fácil de quitarlo, porque pensé que me iba a dar mucho, pero mucho trabajo acabar con él, y tenía el miedo de que el quitaesmalte estropeara las piernas de la muñeca. La muñeca brillaba como si fuera nueva. ¡Genial!

Deshice las trencitas (una de ellas me costó bastante deshacerla por lo finita que era) y después cepillé todo el pelo, quitando el pelo enredado que se caía al desenredarlo. Luego me di cuenta de que esto habría sido más fácil hacerlo con el pelo mojado, pero lo hice en seco… La inexperiencia… Después me puse a lavarle el pelo con el jabón de manos que tenemos en casa porque huele a caramelo de cereza (me encanta ese olor de los chupachups "Kojak") y después de quitarle toda la suciedad y que oliera bien le puse mi mascarilla para el pelo para mejorar la textura de la fibra del pelo, pero no mejoró mucho, para terminar usando suavizante para la ropa, que tampoco es que fuera mágico…, pero el pelo quedó bastante decente.

Faltaba la parte más difícil: el rotulador rojo de la cara…

Me daba miedo que fuera a borrarse el ojo derecho (porque estaba justo donde está el ojo), o que decolorara la cara, dejando una mancha blanquecina más horrorosa que el rotulador… (sí, soy una miedica cuando no tengo experiencia, pero me lanzo a hacer las cosas igualmente. Parece una contradicción, pero así soy yo…) Empecé a frotar hacia abajo con un alfiler y algodón con un poco de "Peroxiben" con mucho cuidado de no tocar el ojo para no borrarlo. Tardó en empezar a pasar, por lo que ya empezaba a preocuparme, pero yo seguía frotando con la esperanza de que al menos mejorara algo… ¡hasta que empezó a funcionar! Y funcionó tan bien que el rotulador rojo pasó a la historia. "Et voilá!", la muñeca estaba lista, ¡como nueva! ¡¡¡Preciosa!!! Yo estaba superorgullosa de mi trabajo, como una boba… (ya véis con qué poco me pongo contenta), y por fin me acordé de que tenía que hacer una foto. Del paso a paso del proceso no tengo fotos, pero al menos podéis ver el antes y el después para que podáis juzgar por vosotros mismos cómo quedó mi trabajo con mi "nueva" Barbie :D.

No me canso de hacerle fotos: en mi cuenta de Instagram (me encanta esta red social. ¡Publico a diario! Casi todo son fotos de mis muñecas, pero también podéis encontrar alguna foto mía, fotos de alguno de mis viajes, fotos de mi ciudad, fotos de cosas que me gustan, los jueves publico una foto del cuento que esté usando Ainoa para hacer sus deberes… hasta una foto de mi sobrina Ana -sí se llama así por mí, y además Gerardo y yo somos sus padrinos-. Os invito a visitar mi cuenta de Instagram, y si os gusta, a seguirme). Estas fotos también las podéis ver publicadas en el Facebook del blog, mi Twitter, mi Tumblr y mi Flickr. Y ya que os estoy dando varias de mis redes sociales, también os dejo el enlace a mi Facebook (Taqué-Taqué).

Como os decía, no me canso de hacerle fotos porque ha quedado preciosa. Es una muñeca muy bonita. Me gustan mucho las Barbies antiguas, sobretodo las setenteras – ochenteras (Superstar), y esta, aunque es de los noventa, también me gusta mucho (por eso la compré).

Me encantaría poder acercarme a un mercadillo de juguetes como el de Madrid con más frecuencia (lo que quiero decir es que ojalá hubiera uno en Ourense) porque entonces tendría la oportunidad de aumentar el número de Barbies de esas épocas que tengo, pero de momento me voy a tener que quedar como estoy.

Y me despido con un vídeo muy chulo que me ha enviado Ana Calderón sobre Barbie que voy a compartir con [email protected] En él se cuentan 20 cosas sobre Barbie que no sé si conocéis (hay algunas de ellas que yo no sabía).

¡Me olvidaba! ¿Alguien puede ayudarme con mi ignorancia sobre los vídeos? ¿Cómo puedo aprender a hacer un vídeo? Esto me permitiría hacer cosas nuevas con estas, nuestras aficiones, jejeje.

¡Nos vemos (leemos)!

Otros posts...

2 Comments

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies