"Las muñecas de don Felisindo", homenaje a un ourensano que hace 50 años reparaba muñecas y los corazones de sus dueñas

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

Mi particular homenaje a don Felisindo: reparaba muñecas y los corazones de sus dueñas en Ourense, hace 50 años

1.91K 8

El domingo se publicaba una entrevista hecha en 1962 en el periódico local de Ourense, "La Región", a don Felisindo Arcas, un ourensano que hace 50 años reparaba las muñecas (y los corazones) de nuestras madres y abuelas.

La fotografía que os enseño es una foto que le he hecho con mi cámara a la foto de que publicaba "La Región" en el periódico del domingo. Por eso se ven los "puntitos". Es la mejor que he conseguido hacer… Con el escáner no quedaba muy allá…

don Felisindo Arcas en su taller de la Plaza de la Magdalena (Ourense), en 1962Fotografía publicada en "La Región" el 15 de enero de 2011

Si hoy siguiera realizando ese trabajo, me habría acercado hasta la Plaza de la Magdalena, donde tenía su taller/hospital de muñecas, para entrevistarle para este blog. Me habría encantado ver cómo reparaba alguna de las muñecas que llegaba a su taller, publicando fotos del antes y del después de la reparación, fotos suyas, de su taller, de sus herramientas…

Esta es la entrevista que acompañaba a esa foto (o viceversa). Os recuerdo que fue hecha en 1962, y la ciudad de Ourense, en ese entonces, era lo que solía llamarse "una ciudad de provincias". Tenía poco más de 62.000 habitantes (fuente: INE), casi la mitad que actualmente:

El taller de reparación de muñecas de don Felisindo Arcas en la plazuela de la Magdalena está abarrotado de huéspedes. Es el único en Orense que se dedica a esto desde hace veinte años.

P.- ¿Qué es para usted una muñeca?

R.- Un juguete y un medio de ganarme la vida. La parte que más cuidado requiere son los ojos,sobre todo cuando son movibles, aunque los desperfectos más frecuentes son las roturas de piernas y brazos.

P.- ¿Como se reparan?

R.- Cuando se conservan los trozos, pegándolos como si fuera un rompecabezas, y cuando falta alguno, haciéndolo nuevo. Las más difíciles son las de goma, sobre todo los ojos. 

P.- ¿Cuántas reparó el año pasado?

R.- Unas 1.200

P.- ¿De cuántas clases las hay?

R.- Aquí sólo vienen de goma, de celuloide, de cartón y de plástico. Yo prefiero las de cartón porque tienen la ventaja de que siempre pueden repararse por mucho que se las dañe, aunque la de celuloide es la más perfecta 

P.- ¿Los mayores sienten el mal causado a la muñeca como los pequeños?

R.- Los mayores lo sienten por el bolsillo, los pequeños por el corazón.

P.- ¿Cuál es la compostura mas cara?

R.- Veinte pesetas, pero lo corriente son cinco o 10.

P.- ¿Cuál es el accidente más frecuente?

R.- Los golpes con los que les saltan los ojos, rompen los brazos y deshacen la cabeza 

P.- ¿Algún día hablarán?

R.- No creo. ¡Pobres de nosotros si ese día llega!

(Entrevista de A. Alonso, 1962)

 

Si don Felisindo, en 1962, llevaba 20 años reparando muñecas, empezó a hacerlo poco después de la Guerra Civil. Fue una época muy difícil, usando una palabra políticamente correcta. Lo curioso es que, a pesar del hambre que pasaba la población por la escasez de suministros, las cartillas de racionamiento, y mil y una calamidades que padecían las familias con menos recursos (que eran la gran mayoría…), para mantener un negocio funcionando durante 20 años, hay que tener clientes con regularidad, y tratándose de algo que estaba al alcance de unos pocos -¡una muñeca!-, me sorprende que a pesar de las circunstancias (en las que, por otra parte, no quiero entrar demasiado…) su taller prosperara hasta el punto de que en 1961 hubiera reparado unas 1200 muñecas!!!

¿Por qué destaco eso? Porque, a pesar de todas las penurias, incluso en las peores épocas, los padres, seguramente que privándose de muchas cosas más necesarias, les regalaban a sus hijas una muñeca.

sellos de juguetes antiguos

Es curioso comprobar la poca memoria que tienen quienes vivieron esa época (no es mi caso, evidentemente), mucho más dura y difícil que la actual, y en la que, como ahora, los niños son lo primero. Y es que la infancia es la época más importante de nuestras vidas, a pesar de ser una de las más cortas, y de la que, además, no recordamos los primeros 2 años -más o menos…-.

La próxima vez que alguien os diga que cómo es posible que con la que está cayendo se monten los pollos que se montan en las jugueterías cuando llegan las Navidades, este año por culpa de nuestras queridas Monster High. Ya veremos si el año que viene [email protected] siguen siendo los juguetes más deseados, no sólo por [email protected] niñ@s, sino también por [email protected] [email protected] que, como yo, somos fans incondicionales de estas muñecas.

Si hoy siguiera trabajando en la Plaza de la Magdalena, y me hubiera acercado hasta allí para entrevistarle para este blog, seguro que habría tenido que echarme de allí, porque me resultaría difícil marcharme de un lugar así. Mi pasión por las muñecas es algo que no ha surgido ahora, de repente. Es algo que forma parte de mí desde siempre, y que me niego a dejar, aunque [email protected] no me entiendan, se rían de mí porque les parece una aficiòn ridícula para una persona adulta… Pero lo peor no es eso. Más o menos admiten o creen que es normal que coleccione Barbies y Nancys, porque fueron dos de las muñecas de mi infancia. Lo que ya es un cachondeo total es mi pasión por las Monster High. ¡¡¡;Menos mal que gracias a este blog he descubierto que somos muchos los adultos que coleccionamos estas muñecas y que nos vuelven locos!!! Ya véis, me ha hecho falta un blog para no avergonzarme de algo tan importante para mí, pero que evitaba contar para que no hubiera cachondeos absurdos…

Mis vitrinas, antes de colocar toda mi colección

No tiene nada que ver con el síndrome de Peter Pan. Yo asumo mi edad. No me avergüenza decir la edad que tengo, pero desde luego no que no pienso hacer es tener que renunciar a las cosas que me gustan sólo porque acabe de entrar en la cuarentena. Tampoco tiene nada que ver con la crisis de los cuarenta, que, por otra parte, hasta ahora no sé lo que es…

¿Por qué los "Rolling Stones" pueden seguir vistiendo camisetas, pantalones de cuero, haciendo conciertos… Siguen arrasando cada vez que actúan en alguna ciudad del mundo, y  a nadie le parece ridícula ni poco apropiada su forma de vestir… Los U2 están en la cincuentena, y siguen siendo uno de los mejores grupos que hay (en mi opinión, of course).

Padre de Familia

No voy a renunciar a llevar camisetas con la rana Gustavo (como la que llevo puesta ahora mismo), ni a mis pijamas, y otras muchas cosas de Hello Kitty (menudo cachondeo hubo hace unos años, cuando nos fuimos mis compañeros de trabajo y yo a un curso durante una semana al ver mi pijama de Hello Kitty…), mi colección de muñecas -que aunque sea muy modesta, yo me siento orgullosa de ella porque sé lo mucho que me ha costado tenerla: compro lo que gusta cuando puedo, pero desde luego, ni remotamente tengo todas las muñecas que me gustaría, porque no sé qué tamaño necesitaría tener el lugar en el que tendría que vivir, ni el dinero que necesitaría… Yo soy muy realista, y colecciono para mí, porque me gustan las que tengo, y porque son las que he podido permitirme. Hay muchas que me gustaría tener, pero como no están dentro de mis posibilidades, ni lo pienso.

mis Barbies Silkstone (BFMCs)

El blog no lo escribo para poder presumir de si tengo tal o cual muñeca, sino porque me encanta hacerles fotos a las que tengo compartir las fotos, escribir (me habría gustado ser escritora), buscar información sobre las muñecas que me gustan, las Monster High que van a salir, las colecciones, personajes, los dibujos animados… pero también me encanta publicar las fotos de mi Pullip Saras, que siempre llevo en el bolso (los uso de talla XXL para que quepa dentro todo lo que necesito llevar) y cuando veo algún sitio chulo, o pienso "a esto tengo que hacerle una foto", me pongo a hacer fotos. En Galicia la gente me mira "raro". Supongo que algunos pensarán "¡una pirada!"; otros "pobre, debe ser retrasada…" Me resbala.

mi Pullip Saras en Ronda (Málaga)

Este post, mira tú por dónde, se ha convertido casi en un manifiesto: me sigue gustando desayunar el finde viendo los dibus de la tele (me encanta Ben Ten (10) y sus alienígenas; ya sé que es de chicos, pero a mí me gustan los dibus de chicos. ¡¡¡SOY MEGAFAN DE MAZINGER Z!!!), la rana Gustavo, Triki, Epi y Blas, el Conde Drácula de Barrio Sésamo (y otros personajes de Barrio Sésamo). Me gustan muchos grupos de música de ahora: Green Day, Muse, Coldplay, Keane, Skunk Anansie, Linkin Park, Shakira y muchos otros… Me gusta llevar vaqueros, camisetas y zapatos CAMPER (no es por hacerles publicidad, pero me encantan los zapatos que diseñan: "pegan" con mi forma de ser), pero también me gusta ponerme un taconazo de vez en cuando (aunque me matan!!!), "ensuciar la fachada" -como dice mi madre-, y ponerme algo que me haga sentir divina de la muerte (ya sé que no soy Heidi Klum, pero me tengo que conformar con lo que me ha tocado…) Tengo a maridito, que es lo más valioso que tengo en todos los sentidos, y cuando estaba bien, procuraba que nuestra vida no fuera monótona. Volveré a ser así, aunque todavía no sé el tiempo que tardaré… Me gustaba salir de marcha con los amigos, los compañeros de trabajo… Yo voy a seguir siendo la que soy, porque espero seguir cumpliendo años, pero me niego a que los años determinen mis gustos, aficiones, etc.

Soy cuarentañera

Aunque tenía la mitad de años que tengo ahora, la primera vez que visité Madrid me llamó la atención que en la calle Preciados, cerca de El Corte Inglés que hay allí (en ese mismo lado), hubiera algo que ni me imaginaba que pudiera exisitir: un Hospital de Muñecas. No me atreví a entrar, pero me acordé de la pobre de mi Nancy, que no tenía nada roto ni estaba descuidada, pero "alguien" le había roto el muelle que sujetaba la cabeza al resto del cuerpo (mi única Nancy era de las que giraban la cintura), y como mi padre (y eso que era un hombre que sabía hacer de todo!!! Me habría gustado que todo lo que él sabía hacer me lo hubiera podido transmitir en los genes, porque me vuelven loca los zapatos -sobretodo los caros, para mi desgracia…-, y de pequeña me gustaba dibujar zapatos inventados por mí… ¡¡¡Qué sabía yo que eso era diseñar zapatos!!! Y cuando hace muy pocos años descubrí que en Milán hay una Escuela de Diseño de Zapatos, no pude evitar pensar en cuánto me habría gustado haberme dedicado profesionalmente a eso, y seguir así con la profesión familiar: mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre eran zapateros, pero no remendones: zapateros de los que hacían zapatos. Si yo hubiera heredado esos conocimientos, es muy probable que hubiera continuado con la tradición familiar… O al menos si mi padre hubiera vivido más años, los suficientes como para enseñarme el oficio… Pero cuando él murió yo sólo tenía 11 años… Todavía le echo mucho de menos, y eso que falta menos de un mes para que se cumplan 29 años de su muerte…)

Zapatos, Blog, lo que está por venir

La vida es una continua sorpresa: nunca sabemos qué es lo siguiente que nos va a pasar, no podemos elegir la familia en la que nacemos (pero sí a [email protected] [email protected] -yo digo muchas veces que [email protected] [email protected] son la familia que podemos elegir-), ni la ciudad, ni nuestro nombre, sexo… Lo que sí podemos hacer la mayoría de las veces es elegir qué hacer, cómo actuar, cómo somos… Y desde luego, yo no estoy dispuesta a que nadie me diga si esto o aquello no es apropiado para mi edad. No podemos prever los giros inesperados que pueden dar nuestras vidas en un instante por alguna circunstancia, y yo estoy empezando a plantearme, gracias a mi modesta colección, que tan feliz me hace -a pesar de estar en un momento de mi vida en el que no consigo disfrutar de las cosas, pero espero volver a hacerlo muy pronto!- y a este humilde blog, que quizás mi vida necesite un gran cambio, no sólo físico y mental, sino también profesional… Por primera vez estoy empezando a pensar en lo que quiero yo (siempre he antepuesto lo que los demás -quien fuera; eso no es importante- esperaban de mí o querían), y aunque todavía tengo que pensarlo mucho, lo que estoy haciendo ahora mismo me hace sentirme bien conmigo misma -a pesar, insisto, de no poder disfrutar de las cosas ahora mismo por mi enfermedad-, me hace sentir realizada, como si por fín hubiera encontrado mi sitio en la vida. Mi trabajo actual me gusta mucho, lo disfruto, me da muchas satisfacciones, pero no es lo mismo… Quién sabe si dentro de muy poco, gracias a la ayuda y al apoyo de maridito, convertiré esto que ahora mismo es una auténtica terapia para mí, en mi profesión… No falta mucho para que sepamos la respuesta. Lo intuyo. El 12 es mi número, como os he dicho muchas veces. Hace tiempo que digo que siento que este va a ser mi año, si los Mayas me lo permiten, que este año pasarán cosas muy importantes para mí… Este blog, y todo lo que lo complementa (Facebook, Twitter, Flickr, Picasa, devianART, comentarios, mails, etc.) necesitan dedicarles tanto tiempo como para convertirlo en mi profesión, pero para eso hay que tener una fuente de ingresos que me permita vivir de ello, y eso es precisamente lo que me falta… Le estoy dando vueltas a muchas opciones, porque no quiero equivocarme (no tengo edad para empezar de cero…), así que, ya veremos qué es lo que me depara 2012. Sea lo que sea, siento que será algo muy bueno, y muy importante.

Este año tiene que ser increíble; el 12 es mi número

Gracias a [email protected] por seguirme, por vuestros comentarios, mails, etc. Me hacéis sentir mejor día a día 😀 Y una vez más, gracias, maridito, porque todo esto empezó gracias a tí, como tantas cosas buenas de mi vida. Si hay algo imprescindible para mí, eres tú!!! No sé qué pasará a partir de ahora, pero sea lo que sea, que sea contigo.

Nos vemos (leemos)!

[ad name=”Banner Grafico Horizontal”]

Otros posts...

8 Comments

  • Ainara dice:

    Este post es genial, me encanta la parte de ser como tú eres, por que muchas de mis amigas me miran raro cuando digo que me gustan las monster high, y algunas incluso se cachondean de mí diciendo : "Eh,Ainara,sabías que las echan en Boing?" "¿Has visto los llaveros/bolsos de Monster HIgh que venden en el kiosko?" (Supongo que cuando preguntaban esto esperaban que diera saltitos y grititos y fuera corriendo al kiosko, no sé..) Y yo les digo "Sí, ¿Y?" Y empiezan a decirme, Ay pero a ti no te gustan? No te gustaban,Ainara? Y empiezan a reírse… Pero a mi me da igual. Yo les digo bien alto y claro : "Me gustan las muñecas y los libros Monster High. Vosotras no tenéis aficiones o nada que os guste, ¿o qué?".
    Lo de "rara" es algo en la que ya estoy encasquetada desde pequeña, y más que avergonzada, me siento muy orgullosa de ellos. Me suelen tachar de rara por que, por ejemplo, me gusta leer (desde pequeñita), no me gusta Mario Casas, me da completamente igual mi ropa, tengo un pelo rizadísimo, y cuando me preguntan que por que no me lo aliso, digo que me gusta así mi pelo, rizado, con volumen, un poco difícil de peinar… Y me miran raro, ahora encima con las Monster High. Pero me siento orgullosa, y mis amigas de verdad me entienden (Incluso a una de ellas también le gusta…).
    Ay, ¿Yo por que te suelto este rollo? Lo siento mucho, es que cada vez que leo tu blog me acuerdo de todo esto… Adiós =)

    • taquetaque dice:

      Hola Ainara!
      No es ningún rollo. ¡¡¡Si lo mejor de este blog es eso precisamente!!! Me siento mucho mejor desde que sé que no soy ningún bicho raro, y que somos muchos los que compartimos esta afición, y nos pasan (más o menos) las mismas cosas.
      A mí tampoco me gustaron nunca los chulazos (son insoportables!). Mis amigos lo son porque conectamos, no porque sean hijos de…, o porque sean los más populares, o por alguna chorrada similar. Tengo pocos amigos, porque esa palabra es mucho más importante de lo que muchos se piensan, y a cualquiera le llaman “amigo”. Pero mis amigos son lo mejor del mundo, aunque ahora mismo no quiero que me vean (me dicen que me extrañan mucho), porque no quiero que me recuerden así, y tampoco tengo ganas de hablar. Escribo todo lo que sea, pero hablar me cuesta muchísimo (y me agota físicamente).
      Sigue enviándome tus comentarios, y si te tienes que enrollar, lo haces, que a quien van dirigidos es a mí. Me gusta saber qué pensáis, y que este blog no sea un monólogo. Lo digo siempre!!! No sabéis lo mucho que me habéis ayudado, y eso que aún me queda mucho para volver a ser yo, pero este blog me ayuda muchísimo, me motiva, me hace sentir acompañada, sin tener que hablar, ni ponerme divina para salir a la calle (no me apetece ninguna de las dos cosas: ni ponerme divina, ni salir a la calle). Pero sobretodo, me hace sentir que no soy rara, y que esto no tiene nada que ver con la edad, como os decía en el post de ayer. Yo voy a ser así toda la vida. Me imagino cuando sea una abuelita (por edad), y me veo igual que ahora, con el pelo blanco o teñido del color que sea, pero igual, con más achaques, pero por dentro seguiré siendo la misma hasta que… hasta entonces.
      Hasta pronto,
      Taqué-Taqué

  • Helena Ramírez dice:

    Es el mejor post de todos los que te he leído hasta el momento, es sencillamente hermoso, sincero y plasma en gran parte mis sentimientos y emociones. Es como si tu dijeras con palabras todo lo que yo siento en algunos momentos. No se como expresarte la enorme gratitud que siento hacia tí en estos momentos. Un saludo, Helena

  • Edgar Alain dice:

    Es hermoso como la gente crece, pero mantiene la alegría de la infancia viva, espero de adulto poder ser asi, desde que tengo ammm unos 7 años, en todas las navidades pedia un max steel, mas vien cada que podia pedir un juguete, tengo un buen de esos muñecos y sus armas y esas cosas. 
    Tu historia me recuerda a esta imagen:

    Saludos desde México :3

    • taquetaque dice:

      Hola Edgar!
      Me alegra saber que no soy la única 😀
      Cuando empecé a escribir este blog pensaba que lo mío era algo raro. eso de coleccionar muñecas, porque como os decía, soy la única de mi entorno… Y cuando salgo con mi Pullip y mi EOS, y le hago fotos, la gente me mira con unas caras… Todo eso ya lo he contado en el blog, pero es que no sabes la alegría que siento al saber que no soy rara, que hay otras muchas personas en todo el mundo que coleccionan muñecas, y que también son fans de las Monster High aunque ya no sean niños.
      ¡Saludos desde España!
      Hasta pronto,
      Taqué-Taqué

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies