Muñecas Marín: la fábrica más antigua de España - Taque-Taque InspiranDIYme

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

Muñecas Marín: la fábrica más antigua de España

419 0

Visitamos el Museo de Muñecas Marín el 23 de julio de 2014, justo el año en que se cerró la fábrica de muñecas (que era la fábrica de muñecas más antigua de España). Está en Chiclana de la Frontera (Cádiz), y en cada uno de sus rincones está presente su fundador D. José Marín Verdugo (1903-1984), o como era más conocido, Pepe Marín, orgulloso chiclanero que nunca quiso trasladar su fábrica de su Chiclana natal, y desde allí fabricaba muñecas para todo el mundo.


D. José Marín y su mujer

Al llegar al Museo me atendieron con muchísima amabilidad. De hecho nosotros dos (Gerardo y yo) éramos los únicos visitantes y nos dejaron recorrerlo a nuestro ritmo, haciendo todas las fotos que quisimos. Eché de menos que me contaran la historia del fundador y de la fábrica de muñecas, pero tengo que agradecerles el trato que nos dispensaron.

En cualquier caso, hicimos fotos de todo, todo y todo, así que podemos deducir bastantes cosas gracias a las fotos, ya que hay una gran cantidad de premios, bocetos, muñecas, máquinas, maniquíes… El museo tiene mucho que ver, pero antes de nada, conozcamos la figura de su fundador.

 

Biografía de D. José Marín Verdugo

(extraído del libro "Chiclana, entre el Mito y la Verdad", de Félix Arbolí)

José Marín Verdugo, que nació en 1903, fue uno de esos triunfadores que partieron de cero. A los 13 años (a pesar de la oposición de sus padres) ingresó en la Academia de Bellas Artes de Cádiz, que abandonó 4 años más tarde para ayudar en el negocio familiar, aunque en sus ratos libres le siguió dedicando tiempo a estas aficiones -siendo incomprendido por sus padres-. En 1922 forma parte de una exposición de Bellas Artes, obtiene su primer Diploma y la felicitación de sus antiguos compañeros y profesores.

Mientras hacía el servicio militar en Madrid se dedicó al estudio artístico, y visitó los distintos museos y acudió a todas las exposiciones que se celebraban. Al terminar, regresó a Chiclana.

En 1926 se volvió a presentar a una exposición de Bellas Artes con "Bodegón", trabajo que todavía conserva el Museo de la Academia. En Chiclana no tenía forma de continuar con sus aspiraciones artísticas (quería ganarse la vida como pintor), y vuelve a marcharse a Madrid, donde pasó continuas dificultades económicas, llegando incluso a pasar hambre esporádicamente ("Incluso hubo noches que me acosté sin haber podido comer nada". Pero seguía con su firme decisión de triunfar con su vocación y su arte.

Estas necesidades le llevan a buscar nuevas ideas artísticas con las que poder "industrializar" sus conocimientos y habilidades de una forma más segura y productiva. Es aquí cuando nacen sus muñecas, aunque lógicamente las dificultades económicas por las que pasa influyen considerablemente en sus primeras creaciones madrileñas. Las tres primeras muñecas las vendió en la Plaza Mayor. Eran algo experimental, en lo que había puesto mucha paciencia y cariño, y piensa en volver a Chiclana junto a su familia.

En 1928 sus primeros mercados fueron en Cádiz, San Fernando y los pueblos cercanos, pero nadie le tomaba en serio: "¿Muñecas de Chiclana? ¡Pero si allí sólo hay vino! Nosotros las traemos de Barcelona…" Otro, en su lugar, quizás hubiera desistido, pero él continuó en su empeño, y al final logra vender sus gitanas: empieza vendiendo seis, luego diez… más adelante amplía su mercado a Sevilla y en un nuevo intento vuelve a Madrid. La constante demanda le hace fabricar a gran escala en Chiclana en 1932. 

Casi sin darse cuenta sus muñecas se fueron haciendo populares. En un principio fueron exclusivamente flamencas con sus vistosos trajes de volantes. Durante la guerra, al quedar aislado en la zona Nacional, su imaginación creadora lanza nuevos modelos basados en elementos que han tomado parte en la contienda: falangistas, requetés, legionarios, enfermeras, etc., pero las gitanas continúan acaparando el mercado.

Creaciones antiguas de la firma se hayan expuestas en el Museo del Juguete de Cataluña, y sus modelos se cotizan en el mercado de las antigüedades.

A lo largo de la historia de esta empresa, que ha paseado desde 1928 el nombre de Chiclana por el mundo entero, los sistemas de trabajo, los materiales, los modelos de sus creaciones, etc, se han tenido que ir adaptando a las distintas modas y gustos del mercado, por lo que uno de los éxitos de esta empresa está basado en la diversificación de sus productos. Tiene dos marcas: la marca "Marín", que abarca todo el mercado de los souvenirs españoles y la marca "Menta y Canela" con unos diseños más actualizados, todos ellos fabricados en porcelana y que abarca el mercado nacional tanto del regalo como del coleccionismo.


etiqueta de "Muñecas Marín"


la muñequita de la etiqueta de la marca

A su muerte, en 1984, su hija Ana Marín pasó a ser la creadora de la firma, hasta 2008, año en que falleció.

Apareció en muchos periódicos nacionales e internacionales, donde se destacaba también a Chiclana por su excepcional artesanía. Su fábrica ha sido una atracción turística constante a traves de las numerosas celebridades y anónimos que la han visitado hasta 2014, año en que cerró (y también año en el que visitamos el museo).

 

Algunos de sus numerosos Premios

Durante nuestra visita al Museo pudimos ver expuestos numeros premios, así como homenajes al fundador y a la fábrica de muñecas Marín. Estos son sólo algunos de ellos

  • Diploma al Mérito y Primer Premio de la Exposición de Bellas Artes de Cádiz (1944)
  • Primera Medalla de Plata del Concurso Provincial de Artesanía de Cádiz (1945)
  • Diploma de 1ª Clase en la Exposición Regional de Artesanía, Manresa (1949)
  • Primer Diploma de Honor al Pabellón Español, por el trabajo de muñequería, en Lima (Perú) en 1953
  • Primer Diploma de Honor en el Concurso Nacional de Muñequería, Madrid (1955), y carta particular del Delegado Nacional de Artesanía felicitándole
  • Segundo Premio del Concurso Provincial de Artesanía de Cádiz (1955)
  • Representante de España en las Exposiciones de Artesanía de Panamá, París, Munich y Frankfurt
  • Artesano Distinguido por la Provincia de Cádiz
  • Primer Premio Mundial de Muñequería conseguido en Cracovia (Polonia) en 1974
  • Medalla al Mérito al Trabajo concedida por el Estado Español al desde entonces Excmo. Sr. D. José Marín Verdugo

 

Nuestra Visita

De la visita me llamaron mucho la atención varias cosas: las primeras muñecas que hizo, más artesanales, más grandes, con las caritas pintadas sobre la tela… Mejor lo veis en las fotos.

Otra de las cosas que me llamaron mucho la atención fueron las máquinas antiguas, imagino que de los inicios de la fábrica de muñecas.


máquina plisadora


centralita telefónica

En la foto anterior, además de una foto parcial del museo, podemos ver una foto antigua en la que se puede ver a trabajadoras de la fábrica con muñecas en sus manos y en las estanterías de la pared. Puede ser una foto en torno a la década de 1930.

También las muñecas de famosos, como las de Lola Flores y de los Reyes Eméritos


bocetos de la propia Lola Flores para distintas muñecas


¿veis el parecido?


¿y en esta otra muñeca?

Las muñecas de época, que no sabía que hubieran fabricado. Me comentaron que esas muñecas estaban en colecciones privadas fuera de España (porque pregunté por ellas).

Los bocetos de muñecas también me gustaron mucho.

También estas otras muñecas, de Ana Marín Andrade

Y, por supuesto, las famosas gitanas que hizo tan populares Muñecas Marín y que tan populares hicieron a Muñecas Marín.


cuadro flamenco


foto de la fabricación de una de las gitanas tan icónicas de la marca

Me llamó mucho la atención que Shirley Temple tuviera, entre sus muñecas, Muñecas Marín. De hecho, se muestra en el museo en una revista de cine, "Proyector", el número 8, publicado el 15 de junio de 1936, donde aparece Shirley junto a algunas de sus muñecas.

Y también esta casa de muñecas (en escala 1:12), de la que dicen que puede que sea una de las más grandes de España

Y para terminar, también salgo yo: Gerardo me "pilló in fraganti" escribiendo en el libro de firmas del museo…

¡Nos vemos (leemos)!

Otros posts...

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies