Animaladas S.L.: Haciendo galletas DIY by Taqué-Taqué & Paola... ¡¡¡después de haberme caído patinando!!!

muñecas, juguetes, DIY, inspiración y mucho más

Animaladas S.L.: Haciendo galletas DIY by Taqué-Taqué & Paola… ¡¡¡después de haberme caído patinando!!!

1.66K 0

Escribo este post casi con dos semanas de retraso, pero es que las "animaladas" se acaban pagando… Y lo peor es que sigo abusando. TONTA, sí, lo sé. Por eso llevo dos semanas con el brazo inmovilizado en vez de una… Y veremos qué me dice mi médica el jueves. Me cae una bronca fijo, fijo frown

Paola es la hermana de mi ahijado. No recuerdo exactamente cuándo ni cómo surgió, pero le había prometido que íbamos a hacer galletas, peeero que tenía que probarlas.

Galletas DIY para Paola

Esa era la única condición del trato, porque es de [email protected] niñ@s que no quieren comer… excepto chocolate (Nestlé o Milka), gusanitos, gominolas con forma de pulpo y pasta de colores cocida sin nada más (no entiendo cómo no se aburre de comer todos los días lo mismo, aunque sean espirales, pajaritas, corazones, tulipanes,,, no dejan de ser el mismo perro con distinto collar, ¿no?)

Como en principio fui a La Coruña de finde, no tenía mi máquina de hacer galletas. Y buscamos la maquinita (es como una churrera, pero la parte de abajo es distinta), pero no la encontramos. Para evitaros la batallita, el caso es que al final usamos mi máquina y otras cosas necesarias para hacer las galletas para Paola que tengo en casa. Evidentemente vine a buscarla y volví (sólo estuve el lunes 22 en Ourense).

El miércoles por la mañana me caí patinando, y el jueves más que dolor tenía molestia (no podía girar la muñeca), pero yo estaba decidida a cumplir mi promesa (cuando yo era pequeña odiaba que me hicieran una promesa y luego no la cumplieran… por eso, si le prometo algo a alguno de "mis" niñ@s (Paola, Borja, Candela y Pedro), lo cumplo. Si no estoy segura de poder cumplirlo digo "no sé" o "ya veremos". Esto me parece muy importante, igual que no mentirles.

El jueves saqué la mantequilla y los huevos de la nevera antes de desayunar (para los postres es mejor que los huevos estén a temperatura ambiente y la mantequilla tiene que tener la consistencia de una pomada para hacer estas galletas -en realidad son pastas de té-). La receta viene dentro de la caja de la máquina, pero también podéis encontrarla en inspiranDIYme (enlazo aquí el post).

No tengo fotos del proceso de elaboración de la masa. Cuando me acordé de hacer fotos ya había metido la masa a enfriar en la nevera (explico esto en la receta). Así que esta es la primera foto: la masa recien sacada de la nevera. Hay que taparla para que la nevera no la reseque. En casa uso plástico adherente, pero en ese momento sólo teníamos papel de aluminio.

la masa de las galletas recién sacada de la nevera

la masa de las galletas recién sacada de la nevera

Aquí podéis ver a mis dos ayudantes impacientes por hacer las galletas, y la máquina aún vacía:

mis impacientes ayudantes

mis impacientes ayudantes

Esta no es la casa de Paola y Borja. Ellos viven en la ciudad de La Coruña de septiembre a junio, y en verano sus papis y abuelos alquilan en alguna zona de playita para que disfrute toda la familia. ¿Por qué os cuento esto? Porque tuvimos que "apañarnos" con lo que había, y ahora veréis qué pasó:

la masa, inicialmente

Con la máquina llena de masa, nos pusimos a hacer galletas, peeero la máquina se quedaba pegada al papel de hornear. ¡¡¡No había forma de soltarla!!! Así que con un cuchillo intenté separarla, pero "aquello" no tenía forma,,, Usé papel de hornear porque ese horno sólo tenía una bandeja y así podía usar la rejilla como si fuera otra bandeja (mi horno tiene dos). Si os fijáis bien, en el extremo pegado a la ventana se nota que quité la masa "amorfa" (parece una mancha).

con el papel para hornear pude utilizar la rejilla como si fuera una bandeja de horno

¿Cuál era el problema? Que no teníamos ni una báscula de cocina ni una jarra medidora, así que usamos un biberón, y claro, no es lo mismo medio litro que medio kilo de harina… ¿Solución? ¡¡¡Más harina!!! Eso sí, tuvo que ser "a ojo"; jugaba con la ventaja de haber hecho estas galletas muuuuchas veces, y ya sabía cuándo había suficiente harina cheeky. ¿Notáis la diferencia de textura?

la masa definitiva

Tuvimos que volver a meter la masa en la nevera… y como había que empezar a hacer la comida, lo dejamos para después de comer. Mejor; así la masa estaría muy "durita" y las galletas quedarían mejor.

Después de comer nos pusimos a hacer las galletas (esta vez sí). No pude hacer fotos del proceso de "atornillado" de cada galleta porque con niños es imposible estar a dos cosas a la vez, pero aquí está el resultado y la orgullosa repostera:

las galletas y la orgullosa repostera

las galletas y la orgullosa repostera

Hicimos galletas de diferentes tamaños. A mí me gustan pequeñitas y con los bordes más que tostados, pero sin llegar a estar quemados. Le da un sabor muy especial a las galletas. Las que quedan más "blanquitas" nadie las quiere… hasta que no quedan otras…

Como a Paola le gustaban las galletas grandotas, hicimos de todos los tamaños. Ella también se dio cuenta de que las galletas grandes y pequeñas eran distintas, y eso le pareció muy divertido. Las pequeñitas eran como estrellitas. Las grandes parecían flores. ¡¡¡Imaginación no nos falta!!! La llevamos siempre "puesta" 😀

las galletas y la orgullosa repostera

Aquí podéis ver las galletas horneadas. Crecen un poco, por eso hay que dejar espacio entre las galletas (crudas).

las galletas horneadas

Y claro, todo cocinero le pone su toque personal a sus platos; los reposteros, también. Por eso Paola les quiso poner fideos de colores. Ella les llama "piquitos de colores". Le advertí que no podía tocar la bandeja ni un poquito porque quemaba mucho. Lo hizo genial.

las galletas y la orgullosa repostera

las galletas horneadas y decoradas

A falta de rejilla (no me acordé de llevarla…) para que enfriaran las galletas, tuvimos que usar un escurreverduras:

A falta de rejilla para que enfriaran las galletas, tuvimos que usar un escurreverduras

Estas "blanquitas" fueron las que comimos al final de todo… Ya sabía que iba a pasar, pero todo el mundo piensa (al principio) que las de los bordes tostaditos están quemadas… hasta que las prueban wink

Y seguimos haciendo más galletas de distintas formas. Ella quería hacerlas todas, aunque ya le había advertido que no iba a llegar la masa que teníamos…

más galletas de distintas formas

Esta fue la última bandeja. Las galletas "amorfas" son la última masa que queda en la máquina, y aunque sean feas, el sabor es el mismo. Cuando hago galletas para [email protected] (para los compis de maridito -por su cumpleaños-, o para mis compis), esas "feas" me las quedo yo.

más galletas de distintas formas

Y este es el resultado:

las galletas horneadas

las galletas y la orgullosa repostera

las galletas y la orgullosa repostera

las galletas horneadas y decoradas

Hubo dos momentos en los que pensé que Paola se iba a atrever a probarlas:

las galletas y la orgullosa repostera

las galletas y la orgullosa repostera

Pero no tuve tanta suerte…

Como tampoco teníamos una lata para las galletas, Paola y yo usamos otro poquito nuestra imaginación. Ya sabéis que me soy superfan del DIY y del reciclaje: se me ocurrió usar un bote de cereales (papilla/leche) vacío, y le pedí a Paola que hiciera una etiqueta chula. La semana anterior su madre y yo habíamos comprado un paquete de folios de colores (10 distintos). Le dije que eligiera el color que más le gustara y que escribiera "galletas" y que lo decorara. Le había quedado muy chulo, pero le pegó el arrebato de pintar todo en color lila… Y este fue el resultado: nuestro bote DIY (hecho por nosotras mismitas wink) OOAK (diseño exclusivo. ¡¡¡No hay otro igual!!!) de galletas!!!

nuestra lata DIY de galletas

Ya véis que a los peques les encanta ayudar, y que es más divertido todo esto que comprar galletas y latas supermonísimas (y supercarísimas; confieso que me vuelven loca las latas que venden en "La Oca" -y todo lo demás; me encantan las cosas de diseño. Vaaale, soy un poco pijotera…-) Y no sólo divertido, sino que, sin que se den cuenta están aprendiendo cosas como en el cole, pero de forma divertida. Los folios de colores ayudan a que practiquen la escritura, entre otras cosas… Y no protestan porque no saben que están haciendo deberes. Sale más barato que las "Vacaciones Santillana" y demás familia, o los cuadernillos Rubio. ¿Un ejemplo? Con la excusa de que tengo la mano mala, escribir la lista de la compra para hacer las galletas, sumar precios para saber si nos llega el dinero, o si han ahorrado lo suficiente para comprar X… Imaginación, ¡¡¡y muuuucha paciencia!!!

¿Habéis hecho algo similar con los peques este verano? Animaros a compartirlo con [email protected] [email protected], y si tenéis fotos, mejor todavía. Las publicaré.

¿Cómo va a mejorar mi muñeca si no paroooo? Lo dicho; Animaladas S.L.

Nos vemos (leemos)!

[ad name=”Banner Grafico Horizontal”]

Otros posts...

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies